Nuestro geriátrico marca la diferencia

Nuestras puertas se encuentran abiertas hace más de 30 años, allí comenzó la magia, como una empresa familiar en el centro de Godoy cruz, para luego abrir diferentes puertas en Mendoza

Nuestra amplia experiencia en el cuidado de adultos mayores nos destacó, nuestro personal altamente capacitado proporciona excelencia, las instalaciones perfectamente adaptadas a las necesidades de nuestros abuelos proporcionan calidad, confort, espacios verdes, actividades recreativas, enfermería y mucho más. 

Cuando llega el momento de decidir cuál es el mejor lugar para nuestros seres amados, es necesario conocer las diferencias entre los diferentes lugares, para garantizar la mejor condición. 

Antes existían los llamados asilos, pero las personas ya no quieren ir a estos, ya que estar en una residencia geriátrica proporciona una gran diferencia. 

Hace cincuenta años, sólo se hablaba de asilos de ancianos y era una palabra inusual porque las personas normalmente cuidaban a sus mayores, que tenían alrededor de 45 y 50 años. No llegaban a conocer muchas de las enfermedades crónico-degenerativas que se manejan hoy en día, porque la gente moría joven. Los asilos de ancianos eran realmente para personas de escasos recursos que estaban con un alto índice de deterioro físico o cognoscitivo. 
En cambio, una Residencia geriátrica para adultos mayores es un lugar especializado en el cuidado y atención integral del adulto mayor que cuenta con personal calificado y programas que continúen desarrollando las capacidades físicas e intelectuales, así como sus habilidades sociales. Siendo también la Residencia de Descanso para adultos mayores o Residencia Geriátrica un lugar para personas que no necesitan permanecer en un hospital pero que requieren atención permanente. 

En nuestra residencia geriátrica se tiene un programa de intervención, en el cual se contemplan las mejores actividades que pueden desarrollarse y deben realizar las personas mayores de 60 años. 

El personal especializado está compuesto por: Enfermeras geriátricas o gerontológicas que son expertas en tratar con ancianos, médicos geriatras, nutriólogos que diseñan menús especiales para hipertensos o para diabéticos, trabajadoras gerontológicas, psicólogos geriatras y en fin una serie de personal altamente especializado en el cuidado y la atención integral de los adultos mayores. Los programas para personas adultas mayores deben ser programas que continúen desarrollando sus capacidades físicas e intelectuales, así como sus habilidades sociales ya que un aspecto muy importante durante la vejez es el aspecto social. 
 

Hay muchas cosas a tener en cuenta en la elección de una residencia geriátrica u hogar de ancianos. Debe adaptarse a sus necesidades y a sus finanzas. Los siguientes pasos pueden ayudar en este proceso.  

1-Establezca un presupuesto financiero realista

2- Asegúrese de considerar las finanzas de los miembros de la familia que van a estar contribuyendo. 

3-Haga una lista de todas sus necesidades físicas, médicas y emocionales.  

4-Decida qué lugar para personas mayores responde a estas necesidades. 

5-Después de completar este proceso, hable sobre todas las opciones con su familia. También usted debe hacerle estas preguntas a su médico. 

Preguntas para hacer en familia:  

  1. ¿Cómo sé si mi padre o mi madre está listo, para una residencia geriátrica?  
  1. ¿Qué tipos de atención médica o asistencia necesita?   
  1. ¿Necesita estar en una residencia geriátrica a corto plazo o a largo plazo? 

¿Qué es la gerontología?  

La gerontología es la ciencia que estudia el proceso y los problemas del envejecimiento desde el ámbito bio-psico-social (biomédica, psicológica, social). Por lo tanto, es multidisciplinar y la conforman por ejemplo la geriatría, la psicología de la vejez, la biología del envejecimiento. Así, los distintos profesionales de diferentes ramas pueden formar parte del trabajo gerontológico. 

Desde sus distintas especialidades, la gerontología tiene como principal objetivo mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Además, les ofrece herramientas que promueven hábitos saludables y que previenen posibles patologías. La gerontología biológica o del envejecimiento estudia los procesos por los que se produce y los mecanismos por los que se produce una vejez de calidad. La clínica o geriatría se dedica a la prevención, al diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y reinserción en el entorno de las personas mayores. La rama social abarca todos los ámbitos relacionados con la vejez. Desde los problemas sociales hasta los políticos. Y por último la psicogerontología estudia e interviene en los problemas psicológicos que se producen en esta etapa de la vida. 

Por todo ello, geriatría y gerontología se diferencian sustancialmente. La gerontología es una disciplina más amplia que incluye a la geriatría en su ámbito clínico. Estudia el proceso del envejecimiento a distintos niveles y desde distintas disciplinas. Éstas son la biología, la medicina, la psicología o la sociología entre otras. Así, estudiar el envejecimiento social, las actitudes socioculturales en la vejez, las políticas económicas o los servicios asistenciales a este sector de la población forman parte de la gerontología. Y como hemos comentado al inicio de este artículo, la geriatría se ocupa de la salud y de los problemas de salud en las personas mayores. Es la parte médica y sanitaria. 

¡Esperamos tus consultas en nuestra residencia geriátrica!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *