Los padres y abuelos son parte de nuestro corazón

Todos tenemos un familiar que está en una situación difícil y no podemos afrontar la responsabilidad de cuidarlo porque la situación nos supera o simplemente porque no somos médicos especialistas. 

Es en ese momento donde debemos actuar de modo consciente y eficiente. Si bien son nuestros padres, abuelos y hermanos quienes necesitan ayuda de profesionales. La forma más cálida para vivir esos días no la podemos proporcionar en nuestros hogares.  

Residencia Geriátrica

¡La familia es lo primero! 

Sabemos que duele el alma alejarte de tus seres amados, por este motivo te aconsejamos cuidar de los tuyos en nuestra residencia geriátrica

La vida no termina en un geriátrico, recién comienza 

El mundo para un adulto mayor se facilita al tener compañía, enfermeros, asistentes, cuidadores, médicos, nutricionistas y todo un personal pensado en su cuidado. 

Muchas veces no tenemos la certeza de que decisión tomar con nuestros familiares y todo es un dilema. Por este motivo te invitamos a conocer nuestras instalaciones y darte cuenta que muchos pensamientos pueden estar equivocados.  

En la residencia geriátrica mis abuelos contamos con arte y musicoterapia para que tus seres amados estén motivados en tiempos de pandemia. 

A tener en cuenta: 

  • 1- Lo primero es pensar en las necesidades de tus seres amados, la responsabilidad que ello implica y tener en cuenta que estas a cargo de la situación. 
  • 2- Debes analizar los recursos con los que vas a afrontar la situación y enumerarlos. Esto te servirá para hacer frente a las adversidades de modo realista. 
  • 3- La ayuda de otros familiares es indispensable para lograr un acuerdo. Es posible que no todos coincidan y se presenten discusiones. Una reunión familiar puede ayudar. 
  • 4- Conocer los profesionales es recomendable, ya que, en muchos casos las enfermedades pueden ser diversas. 
  • 5- En el caso de cuidados médicos avanzados, lo mejor es hablar con el servicio de enfermería.  

El afecto familiar que deben recibir los adultos mayores es lo principal en su cuidado. Dar amor y cariño a un adulto mayor le da confianza y le sube la autoestima, por eso se le debe enseñar a los niños y jóvenes a respetar, a querer y a valorar a los abuelos. Porque, aunque no lo crean, las personas mayores tienen muchas cosas para enseñar y aprender. 

No dudes en leer lo más que puedas al respecto, consultar con los que saben y, en lo posible, contratar a alguien y aprender algunas de sus técnicas para aplicar luego lo aprendido con tu familiar. 

Son situaciones difíciles, aunque no es menos cierto que entre el cuidador y la persona a su cargo se crea un vínculo especial. Son muchas las horas las que se pasan juntos y por eso nos encantaría que nos contaras. ¿Qué te han parecido estos consejos? 

¡Esperamos tus consultas en nuestra Residencia Geriátrica Mis abuelos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *