Los crucigramas y los sudokus ayudan a prevenir la demencia

La demencia es un término general que suele significar un deterioro grave de la capacidad mental que interfiere con la vida cotidiana de la persona. La pérdida de memoria es un ejemplo. El Alzheimer es el tipo más común de demencia, aproximadamente en el 70% del total de casos.

crucigramas

Los crucigramas y otros ejercicios de estimulación mental

Como el juego «sudoku» mejoran la memoria y pueden ayudar a mantener el cerebro hasta quince años más joven en las personas que han superado los sesenta.

El cerebro es un órgano plástico, al que se da forma según lo que hagamos. Las personas vivimos hoy más años, pero la mayor amenaza para la población que envejece afecta a las funciones cerebrales.

El ejercicio ayuda

Personas de más de sesenta años participaron en un programa de cuatro meses de ejercicios aeróbicos, que ayudaron a los pulmones a respirar más profundamente y al corazón a latir con más fuerza.

Los beneficios de esos ejercicios se hicieron sentir de modo especial en los lóbulos frontales del cerebro, que son los que participan en la organización, la toma de decisiones, la atención y la memoria.

Ese tipo de ejercicios físicos genera una substancia química que estimula el crecimiento de nuevas células y conexiones cerebrales, incrementando el nivel de serotonina, que controla el estado de ánimo, a la vez que estimula los vasos sanguíneos que alimentan el cerebro.

Para las personas de más de cincuenta años, el ejercicio es una especie de droga milagrosa que fomenta la actividad cerebral, refuerza la memoria y aplaza la pérdida de agilidad mental.

También es importante una buena dieta:

Los alimentos ricos en grasas saturadas aceleran el proceso de degradación mental mientras que el estrés puede también tener graves consecuencias si es prolongado.

Una de las razones por las que nos falla la memoria es porque cuando alcanzamos cierta edad no atacamos las informaciones con el mismo vigor que cuando éramos jóvenes.

Ese fenómeno se ha observado en una serie de experimentos llevados a cabo con personas de distintos grupos de edad.

Cuando se dio a los jóvenes una lista de palabras para memorizar, sus cerebros mostraron una fuerte actividad en la parte izquierda del lóbulo frontal, así como en el centro principal de la memoria, que está en el hipocampo.

Por el contrario, cuando se encomendó la misma tarea a personas de más de setenta años, no se detectó la misma actividad en esa zona del cerebro, razón por la cual no podían luego recordar las palabras como los jóvenes.

Los adultos mayores pueden, sin embargo, activar los lóbulos frontales mediante ejercicios sistemáticos destinados a aumentar la capacidad de procesamiento mental de la memoria.  

¡Geriátrico Mis abuelos es un lugar donde nos preocupa tú salud!  ¡Te esperamos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *