La importancia del ejercicio para la salud física y mental

El ejercicio es vital para nuestra salud, en el encontramos distracciones y mantenemos el cuerpo en movimiento. Hacer ejercicio de manera constante es muy importante a cualquier edad. 

Mis Abuelos

En nuestro geriátrico sabemos que realizar actividad física ayuda a prevenir enfermedades como: Problemas cardiacos, obesidad, diabetes y cáncer. Además, mejora el humor, la autoestima y disminuye la posibilidad de desarrollar trastornos, como depresión y ansiedad. Por esto la necesidad de modificar el estilo de vida sedentario es cada vez más importante

En nuestra residencia tomamos conciencia de esto y trabajamos con los mejores profesionales, para que tú familia disfrute de nuestras instalaciones. 

La salud mental 

Son muchas las emociones presentes en nuestra vida cotidiana: estrés, ansiedad, angustia, preocupaciones, insatisfacciones, nervios, entre otras. Saber lidiar con todos estos sentimientos es fundamental para la salud mental. 

Sabemos que una persona mentalmente sana es capaz de afrontar los desafíos y cambios del día a día con equilibrio, reconoce cuáles son sus límites y busca ayuda cuando es necesario   

¿Cómo mantener tu salud mental en el día a día? 

Para mantener una buena salud mental, es necesario cuidar bien de tu cuerpo, es decir, dormir bienalimentarse de forma adecuada y realizar ejercicio de manera constante. 

Actividad física: una gran aliada de la salud mental 

La práctica de la actividad física, proporciona una sensación de bienestar y relajación. 

Cuando nos ejercitamos, nuestro cuerpo libera endorfina, sustancia natural producida por el cerebro durante y después de la realización de alguna actividad física. La liberación de endorfina, también conocida como “hormona de la alegría”, ayuda a relajarse, reduce el estrés, la ansiedad y mejora el estado de ánimo. 

Otros cuidados 

  1. Mantente en contacto con la naturaleza 
  1. Consérvate alejado de tu celular 
  1. Realizar cuidados en el cuerpo. 
  1. Reserva tiempo para momentos de ocio y convivencia con amigos y familiares. 
  1. Dedica tiempo a las personas que son importante para ti 

Todo esto ayuda a ampliar nuestra visión del mundo, tener mayor estabilidad ante los desafíos cotidianos, además de contribuir al mantenimiento de un buen estado de salud mental

Salud física 

La salud física, a su vez, involucra la condición general del cuerpo. Así, una persona físicamente sana tiene un buen funcionamiento de su organismo y de sus funciones vitales. 

Para fomentar la salud física, es necesario alcanzar y permanecer en un peso adecuado, reducir el consumo de alcohol, dejar de fumar y, por supuesto, practicar algún tipo de ejercicio. 

Consecuencias del sedentarismo 

El sedentarismo no es más que la ausencia de actividad física, lo cual es suficiente para mantener una buena salud. Adoptar un estilo de vida sedentario trae muchas consecuencias malas para la salud física y mental. 

Se estima que cerca de 5.3 millones de muertes al año son a causa de la inactividad física en el mundo, según un diagnóstico publicado en la revista médica Lancet. 

Aléjate del sedentarismo: Para combatirlo, de acuerdo con la OMS, Organización Mundial de la Salud, se recomienda realizar 150 minutos de ejercicio de intensidad moderada por semana. Por lo tanto, puedes realizar 30 minutos de ejercicio diarios. 

Pero, atención: las personas que llevan un estilo de vida sedentario deben comenzar lentamente, aumentando poco a poco la intensidad y la duración de los ejercicios. 

Las personas que no están acostumbradas a practicar alguna actividad pueden sentirse desmotivadas después de comenzar a hacerla. Para que esto no suceda, elije una modalidad que te guste, estipula metas posibles de alcanzar y adapta los horarios de los ejercicios a tu rutina

De forma general, las recomendaciones en mayores de 65 años son: 

Actividades anaeróbicas o de fortalecimiento o musculación, como por ejemplo el movimiento de peso, 2 o 3 días a la semana, 1-3 series de 8-12 repeticiones cada una incluyendo 8-10 grupos musculares

Actividades aeróbicas o de resistencia durante al menos 75 minutos a la semana. La mejor forma es en bloques de entre 10 a 30 minutos repartidos durante la semana. 

Para las personas que presentan movilidad reducida es fundamental que realicen ejercicio físico al menos 3 días a la semana para mejorar su equilibrio y evitar caídas.  

El ejercicio físico también juega un papel muy importante en la salud neuropsicológica, mejorando el patrón del sueño, la salud cognitiva y los estados depresivos. 

Mantenerse activo aporta efectos beneficiosos a nivel cardiovascular, respiratorio y anímico, y además ayuda a que se puedan llevar a cabo actividades diarias como levantarse, subir escaleras o ir de compras. 

¡En nuestra Residencia Geriátrica estamos atentos a todas tus necesidades brindando excelencia y calidad en atención!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *